Home » Artículos » Seguridad Ciudadana, servicio público de calidad y bienestar para el ciudadano

Seguridad Ciudadana, servicio público de calidad y bienestar para el ciudadano

Policía Nacional del Perú - Carlos Alberto Aguilar Meza

Artículo de Carlos Alberto Aguilar Meza

Decíamos que en Junio del 2006, un informe del Instituto CISALVA de la  Universidad del Valle, Colombia, denominado “Diseño del Sistema de  Información sobre el crimen y violencia en los niveles Distrital, Provincial y  Nacional del Perú”, determinó que la Policía Nacional tenía un sistema de  información nacional que registraba consolidados de faltas y delitos operados en  hojas electrónicas de manera semanal y mensual, pero adolecía de una  caracterización adecuada y georeferenciada de los hechos para la  formulación de políticas.  

No disponer de bases de datos con una buena estructura y las variables  necesarias para conocer la realidad de los escenarios en que se comenten los  delitos y los actores involucrados, debilitaba la planeación de la institución. 

Como en todos los aspectos de nuestra cotidiana relación con los servicios  públicos, nuevamente observamos que existe mucha información disponible,  pero aún no avanzamos hacia un adecuado registro y sistematización, lo que  nos lleva a establecer que en el caso de seguridad ciudadana tampoco  disponemos de datos oportunos, confiables, representativos y finalmente útiles. 

A pesar de estas debilidades identificadas, la Policía Nacional sigue siendo la  mejor fuente de información por la cobertura nacional y por su competencia  frente a la Seguridad Ciudadana, pues aporta la información más completa y por  lo tanto debería ser el principal pilar para la construcción de un sistema integrado  de información en los niveles local, regional y nacional.

Lee también: ¿Por qué la Policía no puede enfrentar con éxito el delito en el Perú? 

Las conclusiones del Informe del Instituto CISALVA contienen elementos que  hasta la fecha no se han implementado, y son evidentes las consecuencias que  observamos día a día en las ciudades. 

Necesitamos implementar herramientas integrales que nos permitan avanzar en  el análisis situacional de los distintos eventos de mayor recurrencia en materia  de violencia y delitos, que a su vez permitan la planificación de estrategias de  intervención, a partir de caracterizar hechos en función a la temporalidad, el lugar  de ocurrencia (georreferencia), identifiquen la población vulnerada, así como  características relacionadas con motivaciones, mecanismos y circunstancias en  que se presentan los delitos. 

El modelo formulado y propuesto por la consultora colombiana comprende la  articulación de información proveniente de la Policía Nacional del Perú, Medicina  Legal, Ministerio de Salud y Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social con los  niveles de toma de decisión en los ámbitos Distrital, Provincial, Regional y  Nacional; y está institucionalmente soportada por el Sistema de Seguridad  Ciudadana del Perú, es decir, en los Consejos Distritales, Provinciales,  Regionales y, en especial, en el Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana. Y  lo mejor, está disponible en los archivos del Ministerio del Interior.

Derrotar a Sendero Luminoso significó recolectar y sistematizar la mayor  cantidad de información, aun cuando fue necesario hurgar en la basura. Pero al  final del día, nuestros valerosos policías e investigadores llegaron a conocer al  adversario para capturarlo.  

Eso es exactamente lo que debemos hacer para derrotar al delito común. No es  simple, pero debemos empezar a empoderar a las instituciones con  herramientas metodológicas y tecnológicas para conseguir el fin: servicios públicos de calidad y bienestar para el ciudadano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.